Cargando...

Prensa

Abanca quiere cubrir con bajas voluntarias su ajuste por la integración de Bankoa y Novo Banco

Nueva reunión entre Abanca y los sindicatos para negociar el plan de ajuste tras la integración de Bankoa y Novo Banco. La entidad que preside Juan Carlos Escotet y los representantes de los trabajadores buscan fórmulas que permitan «minimizar» el impacto en el volumen de empleo de este proceso de reestructuración.

Fuentes conocedoras de las negociaciones indican que Abanca «en ningún caso quiere un conflicto con los sindicatos» y que en estas dos primeras reuniones ha quedado patente la intención del banco de potenciar su servicios centrales en Galicia. Para ello resultaría necesaria la puesta en marcha de este ajuste para evitar solapamientos de funciones tras la entrada en perímetro de Bankoa y Novo Banco.

En el caso del País Vasco, tras la compra de Bankoa, Abanca prevé contar con cierta infraestructura de servicios centrales que le permita adaptarse a la «idiosincrasia» de la zona, en el caso de Novo Banco habrá más salidas incentivadas. Así, la primera de las fórmulas planteadas son las prejubilaciones, que se concederán a partir de los 58 años.

Las prejubilaciones como principal medida

La necesidad de salidas en Galicia se cubrirá, previsiblemente, con prejubilaciones por ser el territorio donde cuenta con más personal mayor de 58 años, mientras que en el País Vasco también será la vía mayoritaria. Por su parte, en los servicios centrales de Novo Banco seguramente haya que aplicar la segunda medida de movilidad geográfica, o la tercera de salidas voluntarias incentivadas.

«Son fórmulas lo menos traumáticas posible para la plantilla», añaden las fuentes, que sostienen que la idea es cerrar, como mucho, la mitad de las oficinas de Novo Banco, conservando buques insignia como la oficina comercial de Madrid. La integración de la entidad lusa permitirá a Abanca reforzar su área de gestión de patrimonio, dado el foco de Novo Banco en la banca personal y banca privada.

Abanca, única entidad que presta servicios mediante sus sucursales en 135 municipios de Galicia, no se plantea «cierres masivos» a futuro por ser una «entidad en crecimiento». Tampoco contempla de momento cerrar las oficinas de Novo Banco, pues todavía no ha culminado la toma de control de la entidad.